Batallón 33º de Euzkadi (Lenago Il)

Los Batallones de los Nacionalismos Minoritarios en Euzkadi: ANV, EMB, STV (1936-1937)*Vargas Alonso, Francisco Manuel

Eusko Ikaskuntza. M» Díaz de Haro, 11, 1º. 48013 Bilbao

El origen del batallón “Lenago Il” se remonta a la formación de la compañía de Mendigoizales “Mikel Alberdi”, entre finales de septiembre y principios de octubre de 1936. El primer mando de

LEHENAGO IL ABADIÑO
Lehenago Il. Abadiñoko gudariak

esta era el por entonces teniente Angel de Aguirreche. En la primera quincena de octubre se constituyó la Plana Mayor de una llamada Primera Brigada, que al parecer era el tipo de fuerza que quería crear para agrupar a sus batallones emb (Euskal Mendigoizaleen Batza). En esa “Primera Brigada” formaban los tenientes Condes, Aguirrebeitia, Labarta, Ramos, Bartolomé, y Cossio. También había hombres de EMB en el cañón antiaéreo sito en Castrejana, a los que mandaba el sargento Ceferino Madiores, y en los almacenes de aprovisionamiento de la titulada Primera Brigada, donde estaba el sargento Martínez Astorga.

En la segunda quincena de octubre Aguirreche aparecía como capitán, secundado por los tenientes Ochoa, de Mari Gómez, Mendizabal, y Bilbao.

Todos ellos aparecen en diciembre en el cuartel de Areatza, donde ya aparece constituido el “Lenago Il”, batallón nº 33 de Euzkadi. Mikel Ayerdi era el comandante de la unidad, Jesús Mendizabal ostentaba el cargo de comandante Intendente, y Federico Urrestia actuaba de capitán administrativo. Como tenientes ayudantes de la Plana Mayor aparecían Francisco Iruretagoiena, Manuel Sasieta, y Ricardo Ortíz de Zarate. El batallón contaba con cuatro compañías de fusileros y una de ametralladoras. La primera compañía la mandaba el capitán Alejandro Uria; la segunda, Eugenio Orbegozo, futuro jefe del batallón “Zergaitik Ez”; Francisco Bilbao, Francisco Embre, y Joakin Ollokieki, mandaban, respectivamente, la tercera, cuarta, y de ametralladoras. En cuanto a Aguirreche, quedó

como jefe supremo de los dos batallones formados por EMB. El lema Lenago Il” (“Antes morir”) procedía del título de una poesía de Sabino Arana, y durante la Dictadura primorriverista sirvió de nombre a un grupo de montañeros nacionalistas.

A finales de enero de 1937 el “Lenago Il”, afincado en el cuartel de Santa Eulalia de Santurce, contaba con 643 hombres. Mantuvo una cifra similar hasta el final de la guerra debido a que apenas intervino en combates de importancia durante la campaña. Pasó buena parte de esta destacado en la zona del Gorbea, ya que al ser muchos de sus hombres expertos montañeros se consideró que debía guarnecer una zona que se consideraba clave para mantener la línea defensiva vasca. El llamado Sector de Gorbea quedó así a cargo del “Lenago Il” y del “Zergaitik Ez”, mandando el conjunto Angel Aguirreche.

La noche del 31 de marzo al 1 de abril una fuerza de requetés se infiltró hasta La Cruz del Gorbea, lo que obligó a la compañía del capitán Uria a abandonar el Berretin al amanecer. Sin embargo, los hombres de Aguirreche inmovilizaron al enemigo en La Cruz, lanzando un débil contraataque en la noche del 1 al 2. Este no dio resultado, pero costó algunas bajas al “Lenago Il”, entre ellas, muertos, el ayudante de Aguirreche, José Barrasus, y el abanderado, Pedro Oyarzabal. En la mañana del día 2 fuerzas del batallón “Padura”, llegado de refuerzo, recuperaban La Cruz. Aguirreche, como médico que era, actuó tras el combate, atendiendo a los heridos propios y a los abandonados por el enemigo.

El “Lenago Il” permaneció en la zona del Gorbea, sufriendo pocas bajas en lo que restaba de guerra. A mediados de mayo su nómina controlaba 632 hombres, de los que 41 figuraban como enfermos y heridos. A mediados de junio el número de hombres era el mismo, con 38 enfermos y heridos, y además un hombre, Juan Esturo, resultó muerto el 28 de mayo. A la caída de Bilbao el batallón pasó a Santander, donde se acuarteló en la localidad de Colindres. Aquí permaneció sin grandes cambios hasta la caída de la provincia en manos franquistas, en agosto.