Luchadores contra el Franquismo en Cantabria : José Largo San Pedro (Pedro).

Del Blog de Iñigo Landa

José Largo San Pedro, nació en 1924 en Sestao, (Bizkaia) y era vecino de Santoña (Cantabria). Se encontraba cumpliendo el servicio militar en el Ferrol en 1945 y deserto con Jesús de Cos Borbolla. Los dos se vinieron escondidos en trenes de mercancías hasta Torrelavega y se incorporaron a la Brigada Machado, en Septiembre de 1945.maquis1

Estuvo casi dos años en el monte, pasando por varios grupos de la brigada, si bien estuvo principalmente en el liderado por (Juanin), entre los ríos Deva y Besaya. Realizaron diversas requisas y varias voladuras de columnas eléctricas, permaneciendo en permanente movimiento para evitar ser detectados, lo que termino por agotar al grupo. Finalmente el y Manuel Díaz López “Manolo el Repollero” de Casar de Periedo (Cabezón de la Sal) decidieron separarse de la guerrilla y marchar a Bilbao “con idea de pasar a Francia como ya habían hecho varios de su grupo” marchando por los montes en esa dirección. (1)

Días antes de los sucesos que más tarde ocurrieron, les habían visto por el monte de Hijas (Puente Viesgo). Pero fue el día 21 de Agosto de 1947 cuando fueron sorprendidos y tuvieron un encuentro con la Guardia Civil en una vaguada de un monte entre Quintana de Toranzo y Borleña, muy cerca de Quintana, por donde llevaban algunos días, al parecer fueron delatados por un “hombre” apellidado Maza, dueño de una cabaña del lugar que les vio cuando estaban cogiendo unos perojos.“En pago a esta denuncia, le ofrecieron un puesto en la Guardia Civil, pero el renuncio y se lo ofreció a su hermano Segundo Maza al que dieron el puesto.”

En el encuentro Pedro fue herido y apresado mientras Manolo el Repollero consiguió huir, acto seguido subieron varios Guardias Civiles del cuartel de Ontaneda, “Según cuentan, se encontró el Repollero con los guardias civiles cuando subían, cerca de Borleña y tuvo la sangre fría de preguntarles que si habían visto unas vacas que andaba buscando para llevarlas a la cuadra” cuando llegaron los Guardia Civiles al pueblo, donde se juntaron como una decena, llevaron a “Pedro” a la escuela de Quintana de Toranzo, para interrogarle, “La gente del pueblo fue para ver lo que pasaba pues habían visto como “uno del pueblo de pocas luces” llevaba a los guardias unos palos y oían los gritos que daba, por los golpes que le daban.

La gente se marcho horrorizada” estos salvajes asesinos “no merecen otro nombre” a pesar de estar herido estuvieron gran parte de la noche dándole palos, se supone para obligarle a declarar, por los hechos se supone que no declaro, pero como no murió por las heridas y el maltrato de esa noche, al día siguiente como venganza “por no declarar y por la burla del Repollero” le llevaron al lugar donde había sido herido el día anterior y allí lo asesinaron, luego le llevaron al pequeño cementerio de este pueblo para tirarle a una fosa y taparle, pero una valiente mujer vecina del pueblo llamada Aurora Portilla, que tenia un hijo preso en un campo de trabajo por la zona Centro de España, dijo que era hijo de tan buena madre como cualquier otro y que ella le pagaba el ataúd, porque debía ser enterrado dignamente, como así sucedió.

“Después de la salvajada cometida la Guardia Civil no se opuso“ Ha estado siempre enterrado en dicho pueblo la gente del lugar, cuando limpiaba el cementerio también limpiaba su tumba “esta costumbre paso de padres a hijos”, dicen que le habían puesto una cruz de hierro pintada de negro sin nombre, que suponen la pago y mando poner la misma mujer. Al cabo de 62 años en un pueblo tan pequeño, todavía se recuerda aquel hecho tan terrible, que ha pasado de padres a hijos. Dicen que últimamente los compañeros de la Guerrilla que todavía viven le habían colocado una placa pero el cura mando quitarla pues dijo que aquello no pintaba nada allí. Ahora han construido unos nichos “con el permiso del cura” encima de la tumba. Este es el respeto que la Iglesia Católica “que sigue anclada en el pasado franquista” tiene para los que no piensan como ellos. (2)

FUENTE: José Antonio Navarro Haro. La dura vida durante el Franquismo: Biografía Política de 5 Luchadores Antifranquistas (Torrelavega, Cantabria, 2009).

(1) Del libro, ni Bandidos ni Vencidos de Jesús de Cos Borbolla, pg. 48, 89, 285 y 317.
(2) De mis conversaciones con gente del pueblo.