Archivos de la categoría Gudariak

Benito Martín Barrioso Soldado del Eusko Gudarostea

Iban Gorriti (DEIA)

De gudari de Aguirre a esclavo de Franco y a pavimentar la Gran Vía de Bilbao

El ejército vasco que dio la vida por los Derechos Humanos y las libertades, el Eusko Gudarostea, ha perdido el martes 7 de febrero a otro de sus soldados. La baja es de Benito Martín Barrioso, conocido miliciano de Sestao que formó filas en el batallón Cultura y Deporte de las Juventudes Socialistas Unificadas. Sumaba Sigue leyendo Benito Martín Barrioso Soldado del Eusko Gudarostea

80 urte dira Eusko Gudarosteetako buruek Eusko Jaurlaritza eratzea eskatu zutela

berriaB36ko gerra

Asteazkenean 80 urte, agiri hau sinatu zuten Loiolako santutegian (Azpeitia, Gipuzkoa) hilabete lehenago bertan Eusko Gudarosteak sortu zituzten eragile berek.

Hauek sinatu zuten: Euzko Langileen Alkartasunak, Euzko Alderdi Jeltzaleak, Euzko Nekazarien Bazkunak, Euzko Abertzale Ekintzak eta Gipuzko Mendigoxale Batzak, Candido Saseta komandantearen agindupean.80-urteurrenaAgirian, Eusko jaurlaritza berehala eratzea eskatu zuten, “Aberria, Demokrazia, Askatasuna eta Justizia Soziala” helburu. Eskaera hau eta borroka latz egin eta hilabete eskasera, Jose Antonio Agirre buru zuen Jaurlaritza abian jarri zuten

Eusko Jaurlaritza eratzea eskatuz agiria sinatu zuten Eusko Gudarosteetako buruen artean, baja bat da nabarmena: Mikel Alberdi Garcia tolosarrarena. Euskal Errepublika aldarrikatzen zuen Mendigoxaleen Batzako burua zen Gipuzkoan. Bere burua independentista, antikapitalista, antiinperialista eta antifaxistatzat agertzen zuen Jagi-Jagiko Gipuzkoako adarraren gidaria, nahiago bada. 1936ko abuztuaren 8an Loiolan Eusko Gudarosteak eratu zituztenean, Alberdik sinatu zuen mendigoxaleen izenean. Abuztuaren 16an hil zuten Bidanian erreketeek, 18ra arte ezin izan zuten haren gorpua jaitsi Loiolara. Bertan egin zizkioten hileta elizkizunak; frontean eroritako lehen eusko gudaritzat jo zuten.

Gehiago jakiteko…

El Gobierno vasco reivindica la lucha de quienes “hace 80 años defendieron los valores democráticos”

img.logoDeiaLos gudaris y milicianos de la Guerra Civil han sido homenajeados  este domingo ante la escultura de la Huella de Artxanda (Bilbao) en  un acto en el que el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha  reivindicado la lucha de quienes “hace 80 años defendieron los  valores democráticos”.
erkoreka_23105_1
Josu Erkoreka ha participado en el homenaje a los gudaris y milicianos caídos en la Guerra Civil, celebrado en el monte Artxanda de Bilbao (IREKIA)

Al homenaje que todos los años se celebra en el monte Artxanda han  asistido también el diputado general, Unai Rementería, el alcalde  Juan María Aburto, la presidenta del BBB, Itxaso Atutxa, y la  secretaria general del PSE, Idoia Mendia, entre otros.

Organizado por las fundaciones Sabino Arana, Eusko Lurra, Ramón  Rubial, Manu Robles Arangiz Institutoa, Idi Ezkerra Fundazioa y la  Fundación Libertaria Luis Arrieta, este año además, se ha celebrado  el décimo aniversario de la colocación de la escultura ‘Aterpe 1936’,  más conocida como ‘La Huella’.

La escultura ‘Aterpe 1936’ es una obra de acero al carbono, de más  de 8.000 kilos y seis metros de altura, esculpida por el artista  portugalujo Juanjo Novella. Fue inaugurada el 18 de junio de 2006 en  recuerdo de todas las personas que en Euskadi, defendieron los  derechos de la ciudadanía vasca y padecieron la barbarie de la guerra  y la dictadura franquista por ello.

A la finalización del acto, el portavoz del Gobierno vasco ha  destacado que el Ejecutivo, como todos los años, ha estado presente  “alentando e impulsando este homenaje con un doble objetivo”.

“Por un lado, alimentar la memoria, algo que es imprescindible  para conocer la verdad, aquello que nos han querido ocultar durante  muchos años. También para alimentar nuestra conciencia e identidad  democrática a través de la memoria”, ha indicado.

Asimismo, ha subrayado que se trata de un acto de reconocimiento  de las personas que “lucharon hace 80 años para defender los valores  democráticos, unos valores que quedaron arrasados durante mucho  tiempo, pero que nosotros hacemos nuestros”.

 

Gerra Zibileko hainbat gudariren hezurdurak ateratzen hasi dira Etxebarrin

berriaBLarunbata, 2016ko martxoak 5.

Joan den urtarrilean aurkitu zituzten Etxebarriako (Bizkaia) Zelaietaburuko gainean ordezko hortz-haginak, eta geroztik han ari dira lanean Aranzadiko kideak. Gaur omenaldi txikia egin nahi izan diete bertan hobiratutako gudariei, eta han izan dira Jaurlaritzako eledun Joseu Erkoreka, Biktima eta Giza Eskubideen zuzendari Monika Hernando, EH Bilduko parlamentari Julen Arzuaga eta Sortuko buru Arnaldo Otegi.

MARKINAN“Justizia egongo bada, egia eta memoria berreskuratu behar ditugu”, nabarmendu du Erkorekak. “Hemen duela 80 urte gertatutakoa argitu dugu, hainbat urtez memoria baztertu eta egia ofiziala inposatu ostean”.

EH Bilduko legebiltzarkide Julen Arzuagak, bestalde, nabarmendu du pertsonak ez ezik “bizipenak eta militantzia eta konpromiso politikoa ulertzeko modu bat” ere atera dutela hobitik, eta ohartarazi du ezin dela hori guztia iraganean utzi: “Hemen aurkitu duguna gure etorkizunaren oinarria izan dadin nahi dugu”.

Zelaietaburun San Migel alderako lepoa errepublikanoek erabili zutela dio Ahaztuen Oroimena 1936 elkarteak, eta “faxistek okupatu zutenean”, Etxebarria aldeko lepoa erabili zutela lubakiak egin eta postu gisara. Hainbat lekukotasun ditu elkarteak, historia osatu eta lotzeko.

‘Jose Azpillaga’ izena daraman plaka bat topatu dute Azpeitian

Etxebarrian, berriz, ordezko hortz-hagin batzuk agertu dira, eta bi tokietan gorpu bila ari da Aranzadi.PLAKA

1936ko gerrakoak diren gurutze bat eta plaka bat topatu dituzte Azpeitian (Gipuzkoa), Lasaoko Uresaundi baserriaren ondoan. Plakak Jose Azpillaga izena dauka. Inguruetan gorpua egon daitekeela pentsatuta bilaketa lanetan aritu dira Aranzadi elkartekoak. Izan ere, Jabi Buces Aranzadiko historialariaren arabera, Azpeitiako fusilatuekin osatuta daukaten zerrendan ez da ageri inor izen horrekin, baina, beste herriren batekoa izan daitekeela pentsatu dute.

Azpeitian bakarrik ez, Etxebarriako (Bizkaia) Zelaietaburuko gainean ordezko hortz-haginak agertu dira, eta han ere bilaketak egiten hasi dira Aranzadikoak. “Borrokalari antifrankisten kokapenetako bat” berreskuratzen ari ziren han. Izan ere 1936ko “gerra erremu zabala” dago han, Ahaztuen Oroimena 1936 elkarteak jakitera eman duenez. Haiek garbitu eta txukuntzeko lanetan ari dira gertatutakoa ikertu eta gerra lekuak berreskuratzeko asmotan. Horretan ari zirela topatu zituzten ordezko hortz-haginak.

Zelaietaburun San Migel alderako lepoa errepublikarrek erabili zutela dio elkarteak, eta “faxistek akupatu zutenean”, Etxebarria aldeko lepoa erabili zutela lubakiak egin eta postu gisara. Hainbat lekukotza ditu Ahaztuen Oroimena 1936 elkarteak, historia osatu eta lotzeko.

Exhumados en Larrabetzu los restos de Ramón Portilla, un miliciano de la CNT

la fotoPantaila-argazkia 2016-01-24 01:03:22Por segunda vez en un mes se realiza una exhumación de un combatiente republicano en Larrabetzu (Bizkaia), hoy sábado 16 de enero de 2016.

En esta ocasión se ha logrado devolver a la historia a un joven que en el momento de su muerte en combate contra los rebeldes franquistas tenía 17 años. Su nombre era Ramón Portilla Acedo, natural del barrio de Putxeta en Abanto y Zierbena y perteneciente al batallón de la CNT  “Celta”.
Murió en las trincheras del monte Urkullu entre Larrabetzu y Morga posiblemente un 11 de junio de 1937 y enterrado de forma rápida y superficial por sus propios compañeros de pelotón bajo unas simples piedras.44
Fue descubierto por un aficionado llamado Sergio dedicado en su tiempo libre a la detección de materiales de guerra en los alrededores de las trincheras del lado sur del monte Urkullu, perteneciente a Larrabetzu. La pista de su enterramiento fue el descubrimiento de unas serie de materiales asociados a unos huesos consistentes en una serie de monedas del Gobierno de Euzkadi de 1937, una maquinilla de afeitar y una chapa de identificación militar de cobre con el número grabado 64.160.64
Conocida la reciente exhumación de otro combatiente el pasado 2 de enero a menos de 100 metros de su hallazgo, Sergio comunicó rápidamente el suceso al la Ertzaintza (Policia Vasca) y a la Sociedad de Ciencias Aranzadi, la cual después de hablar con las fuerzas del Orden y con el Juez de Guardia, se hace cargo de la exhumación de los restos en el menor tiempo posible.
8En el mismo momento de la confirmación de la identidad de los restos, se ha puesto en conocimiento de los familiares del combatiente, que desde ese instante se han puesto a disposición de los encargados de la exhumación y han dado muestras de una alegría inmensa, ya que siempre tuvieron la idea de que su familiar había desaparecido en combate en otro monte cercano y para ellos esa herida del pasado no estaba cerrada.
24El día elegido para la exhumación ha sido hoy y ha contado con la presencia de varios familiares del combatiente, autoridades del Gobierno Vasco, Ayuntamiento, CNT , Fundación Sabino Arana, asociación Karradean, colaboradores, público en general y CRONICAS A PIE DE FOSA, todos bajo la batuta de Aranzadi con una legión de técnicos bajo el mando de Paco Etxeberría.
Una vez exhumado se le realizarán las pertinentes pruebas de ADN y una vez confirmada la identidad se hará entrega de los restos de Ramón Portilla Acedo en un acto de homenaje.

Lurrean arakatuz, herri honen historia azalarazten ari dira

garaLarrabetzu recupera los restos de un combatiente republicano.

Técnicos de Aranzadi llevaron a cabo ayer la exhumación en Larrabetzu de los restos de un combatiente republicano muerto probablemente en 1937, a la que asistieron la representante del Ejecutivo Lakua, Monika Hernando y el alcalde, Iñigo Gaztelu.

2016-01-02, Larrabetzu. Urkullu mendian Guda Zibileko gudari baten gorpua bere hobitik atera dute. Eusko Jaurlaritzako Biktima eta Giza Eskubieen zuzendaria, Monika Hernando, bertan izan da.  02-01-2016, Larrabetzu. La directora de Víctimas y Derechos Humanos del Gobierno vasco, Mónika Hernando, ha asistido a la exhumación de los restos de un combatiente de la Guerra Civil hallados en el monte Urkullu.
2016-01-02, Larrabetzu. Urkullu mendian Guda Zibileko gudari baten gorpua bere hobitik atera dute. Eusko Jaurlaritzako Biktima eta Giza Eskubieen zuzendaria, Monika Hernando, bertan izan da.
02-01-2016, Larrabetzu. La directora de Víctimas y Derechos Humanos del Gobierno vasco, Mónika Hernando, ha asistido a la exhumación de los restos de un combatiente de la Guerra Civil hallados en el monte Urkullu.

Un equipo de técnicos de la Sociedad Aranzadi exhumó ayer los restos de un combatiente republicano muerto posiblemente en junio de 1937, y que fueron hallados en el monte Urkullu, dentro del término municipal de Larrabetzu.

El hallazgo del enterramiento se produjo el pasado mes de agosto, durante una prospección rutinaria realizada por expertos de Aranzadi cerca de la cima del monte, concretamente en la ladera sur. Localizaron entonces restos óseos correspondientes a un brazo y un cráneo, que pertenecen probablemente a la misma persona, además de cartucheras, restos de correajes de cuero y abundante material balístico, que los técnicos asocian a los utilizados por las tropas republicanas.

Las investigaciones apuntan a que los restos hallados corresponden a un combatiente muerto en las operaciones militares que tuvieron lugar en junio de 1937 durante la ofensiva de tropas franquistas contra la barrera defensiva que constituía el Cinturón de Hierro de Bilbo.

La exhumación se llevó a cabo por parte de un grupo de técnicos de la sociedad Aranzadi, bajo la dirección del antropólogo forense Paco Etxeberria y con la colaboración de voluntarios de la asociación local Karraderan. A la misma asistieron la directora de Víctimas y Derechos Humanos del Ejecutivo de Lakua, Monika Hernando, y el alcalde de Larrabetzu, Iñigo Gaztelu.

La propia asociación Karraderan, el Ayuntamiento y Aranzadi trabajan desde hace meses en la recuperación de vestigios de la Guerra de 1936 en el marco de un convenio firmado en primavera, que ya ha dado lugar a la localización y limpieza de estructuras del propio cinturón defensivo y que reúne también testimonios de vecinos que permitan localizar más restos.

Expertos de Aranzadi destacaron a Gaur8 el enorme potencial que entrañan los montes que rodean Larrabetzu en relación a la aparición de nuevos hallazgos de restos humanos y en la recuperación de la memoria histórica, una labor en la que la administración local y la asociación Karraderan se han volcado.

Leer mas…

205.EKO JARDUNALDIAK

La Asociación Memorialista Gogoan Sestao, celebra este mes de Noviembre las VI jornadas de la Memoria Histórica. El día 5 trataremos el tema “Las ejecuciones en los últimos días de existencia del Dictador,” y  el 12 de noviembre, el capítulo de “La Tortura, Silenciada y Negada”.

Cartel vi jornadas 2015 euskCartel VI jornadas 12 cas

 

Gogoan Sestao Elkarteak, urtero bezala Oroimen Historikoaren VI Jardunaldiak antolatu ditu. Aurten hauek izango dira gaiak: Azaroaren 5ean  “Frankismo garaiko azken erailketa legalak“,  eta 12an  “Isilarazi eta ukaturiko tortura” .

Cartel vi jornadas 2015ACartel 12 eusk

 

 

 

 

 

 

LUIS ORTIZ ALFAU MILITANTE REPUBLICANO Y PRESO EN UN BATALLÓN DE TRABAJADORES

gara

OIHANE LARRETXEA  |OIARTZUN

2015-07-25, Oiartzun, udaletxea. "Trabajadoriak, Frankismoaren esklabuak Oarsoaldean" dokumentalaren aurkezpena. Irudian garaiko esklabua, Luis Ortiz Alfauri. 25-07-2015, Oiarzun, ayuntamiento. Presentación del documental "Trabajadoriak, Frankismoaren esklabuak Oarsoaldean". En la imagen exclavo de la época, Luis Ortiz Alfauri.
2015-07-25, Oiartzun, udaletxea. “Trabajadoriak, Frankismoaren esklabuak Oarsoaldean” dokumentalaren aurkezpena. Irudian garaiko esklabua, Luis Ortiz Alfauri.

Sus ojos han visto el horror y su piel ha sentido el infierno. Sin embargo, el relato épico de Luis Ortiz Alfau (Bilbo, 1916) es entusiasta, incluso optimista, capaz de dejar a la oyente anonadada en cuestión de segundos. Lleva con mucho orgullo sus casi 99 años, y apunta en varias ocasiones que los cumple el 13 de octubre. Nació un martes. Lejos de darle mala suerte, asegura que su rocambolesca vida ha estado «llena de carambolas» y que está vivo «gracias a la máquina de escribir».

 

El paso del tiempo ha sido generoso con él. Apenas unas pequeñas arrugas rodean unos chisposos ojos que dicen ser el espejo del alma. Y a juzgar por el brillo que desprenden, solo puede haber cosas buenas en ese interior.

Ofrece un relato detallado, minucioso, con an&bs;écdotas dolorosas y también curiosas, y apenas pierde el hilo en una historia que se remonta al día en que estalló la llamada Guerra Civil. Él tenía 19 años y vivía en el barrio bilbaino de La Cruz con sus padres y cinco hermanos. «Me incorporé los primeros días de agosto en las escuelas de Bilbao, en La Ribera. Allí se formó el batallón de izquierda republicana y permanecimos un mes antes de salir al frente de Ochandiano alrededor de 500 hombres. Como tenía conocimientos de radio y morse, jamás cogí un fusil, estuve siempre en transmisiones», explica. Era su responsabilidad pasar las órdenes de los superiores, escritas sobre un papel y custodiadas «en un sobrecito», a la primera línea.

De la experiencia en Otxandio recuerda que los diezmaron. «Por esa zona volvían retirándose con unas pérdidas del 30 o 40% de los hombres», detalla, y admite que por aquel entonces pecaron de ingenuos. «Éramos un poco niños, pensamos que iba a ser fácil; pero nada, llegó un momento en que nos dimos cuenta de que la guerra no se podía ganar. La no intervención de Inglaterra y Francia, que impidió que pasara todo el material que habíamos comprado, incluso aviones, y luego estos señores con italianos y alemanes… en fin, no hay ninguna duda de que ganaron. Pero… ¡ay, nuestro entusiasmo! Creíamos que todo era posible».

Tras el frente alavés se destruyeron los batallones y llegó a Elgeta, a Intxorta, donde «hicimos una gran fuerza contra los franquistas», dice orgulloso. Resistieron dos meses, pero poco a poco perdieron posiciones y compañeros. «Allí hubo mucha muerte», añade. Ya con los aviones del enemigo aquelló se perdió del todo y emprendieron el camino hacia Gernika.

El día del bombardeo su batallón estaba descansando, «porque en primera línea se estaba entre ocho y diez días». «Los franquistas tiraron bombas por todo Gernika, cada cuarto de hora pasaban aviones y lanzaban bombas incendiarias sin miramientos. Provocaron muertos, heridos, incendios… estábamos descansando y tuvimos que salir corriendo a socorrer a los heridos y sacar a los muertos. Me impregné de sangre de arriba abajo. ¡Qué horror! Aún hoy lo recuerdo a menudo, y hay veces que soñando me despierto sobresaltado», dice emocionado.

Idas, venidas y exilios

Desde Gernika hasta Bilbo, pasando por Durango y Arrigorriaga. Las tropas franquistas llegaron a la capital vizcaina en cuatro días y tomaron Artxanda. Aquel día volvió a esquivar a la muerte, pero no es eso lo que sigue dando vueltas en su cabeza, sino la botella de champán que se le rompió huyendo de los tiros. «Había comprado una botella de champán de ‘La Viuda de Clicquot’, el mejor champán francés, para cuando se terminara la guerra. Salí con mi mujer corriendo porque bajaban ya. Recuerdo que en el Ayuntamiento veía el puente de Perrochico, un puente que se abría y donde había que pagar cinco céntimos para cruzarlo. Pues bien –prosigue–, llevaba la botella en la mano y seguían ametrallando, así que me agaché, porque llegaban las balas desde Artxanda hasta abajo, ¡con tan mala suerte que pegué con la botella en la acera! Y ahí se quedó el champán que debíamos beber para celebrar el fin de la guerra».

Se despidió de su novia –se casó con ella años después–, que se quedó con su madre, y él puso rumbo, junto a cientos de compañeros, a Castro Urdiales, donde se volvieron a formar batallones con asturianos, vascos y andaluces. Destinado en esta ocasión a Burgos, fue herido tras explotarle una bomba muy cerca. «Me desplazó varios metros y me rompí unas cuantas costillas», cuenta.

Luchar en la guerra significó desplazamientos continuos. Las curas de las heridas se las hicieron en Santander, pero pronto llegaron los italianos y tuvieron que salir huyendo. «Aun con el cuerpo vendado me tiré desde lo alto a un pesquero que estaba abarrotado de gente y llegamos a La Rochelle».

También conoció en primera persona el campo de refugiados de Gurs, a donde fueron destinados los combatientes vascos que cruzaron al norte del Bidasoa. Situado en el departamento de los Pirineos Atlánticos, por allí pasaron 6.500 combatientes vascos entre 1939 y 1940. Ortiz estuvo seis meses, hasta que «por una carambola» un matrimonio francés lo sacó para que les ayudara en tareas administrativas, pues recogían a mujeres y niños “españoles” que huían de la guerra.

«Pero estalló la II Guerra Mundial y el marido del matrimonio francés, ingeniero, fue reclamado para ir al frente. Claro, yo no podía quedarme allí; imagínate, un chico joven, de 22 años, con una mujer casada de 40 y de buen ver… a saber lo que podían decir… contacté con mis padres y me aseguraron que podía volver. Este matrimonio me compró ropa y una maleta de cuero, pero al llegar a Hendaia y cruzar el puente… ¡la de falangistas y guardias civiles que había!».

Lo primero que le hicieron fue confiscarle la maleta, donde guardaba fotos, documentos, certificados, incluso pruebas de que «había volado la carretera de Puigcerdá»… Fue enviado a la fábrica de chocolates Elgorriaga, habilitada como prisión y después a la Universidad de Deusto, que hacía la función de cárcel.

«A las diez del 10 de julio de 1939 –cuenta–, nos llevaron al campo de concentración de Miranda de Ebro. Allí nos formaron en batallones de trabajadores». Medio año en Oiartzun, en el campamento en Babilonia, y dos años en Erronkari fueron suficientes para ver escenas dantescas: dolor, hambre, frío, palizas y muerte en los barracones donde el régimen obligaba a construir carreteras en condiciones de esclavitud. «Jamás olvidaré la pelea entre un hombre y un perro salvaje por un hueso que apenas tenía carne. El animal le destrozó el brazo, y además se llevó el hueso», relata.

Tras regresar a casa en junio del 43 (la abandonó en agosto del 36), logró trabajo en la empresa Uralita tras sobornar con 5.000 pesetas a un miembro del sindicato franquista Vertical. «Estuve años saldando la deuda, pero me echó el sellito que me hacía falta y logré el puesto. Allí estuve 35 años y terminé siendo jefe de administración», cuenta.

Un hombre sereno

Luis Ortiz es feliz. Se le nota y lo transmite. Vive solo, hace las tareas del hogar y ayuda en el Banco de Alimentos de Bizkaia. Es más, es el voluntario más longevo de todas las sedes europeas. Tiene permiso de conducir hasta los 100 años –«me lo renuevan cada dos», sonríe–, aunque no conduce debido al infarto que sufrió hace dos años.

Mirando atrás, le invaden dos sentimientos: satisfacción y orgullo. «Lo pasé muy mal, soy un esclavo del franquismo y estoy orgullosísimo de tener ese honor y poder contarlo, presumo de ello. He estado calladito 40 años, así que ahora no me van a callar». Pone mucho énfasis en la memoria histórica, y pide a la juventud que tome el testigo, que no permita que nada de esto caiga en el olvido. Eso es lo único que a día de hoy le preocupa. «Me he prometido a mí mismo que, hasta que me muera, intentaré que se conozca lo que pasó». También les pide que estudien, que lean, «porque la cultura es necesaria. Eso es sinónimo de libertad».

Optimista por naturaleza, siempre ha visto «la botella medio llena» aunque, añade, «no cabe duda de que muchas veces te engañas a ti mismo, y lo sabes además». Le reconfortan los reconocimientos, a los que acude «en nombre de todos los hombres y todas las mujeres que sufrieron». Y por la noche, cuando se acuesta, se siente «la persona más feliz del mundo».